Alimentos y agricultura transgénica

Los alimentos transgénicos son aquellos que se obtienen de una planta transgénica, es decir, una planta cuyo ADN ha sido intervenido y modificado por el ser humano de forma artificial.
La técnica se realiza mediante ingeniería genética y consiste en la extracción de un gen específico e inserción en la cadena de ADN de la semilla que queremos modificar. Con estas modificaciones se pretenden conseguir variedades más resistentes a las plagas, a las heladas y además dotar sus frutos de mayor vigorosidad, aumentar su perfil nutricional y prolongar su vida de almacenamiento.
A priori estas características podrían resultar favorecedoras para productores y consumidores, incluso para el medio ambiente. Algunos productores de semillas transgénicas aluden incluso a que sus productos ayudarían a erradicar el hambre en los países más desfavorecidos, ya que sus plantas son más resistentes y capaces de producir en terrenos poco favorables, como es el caso de estos tomates que crecen con altas concentraciones de sal, las promesas de los partidarios de la biotecnología aseguran que las plantas transgénicas crecerán y darán frutos incluso en condiciones de sequía.

Los detractores de los transgénicos basan sus críticas en la falta de información sobre la seguridad de estos alimentos que, según ellos, provocan problemas graves en la salud de quienes los ingieran. Alegan entre otros, problemas de hipersensibilización que derivarán en alergias o en graves deficiencias del sistema inmunológico. Incluso se han detectado úlceras en los estómagos de mamíferos alimentados con alimentos transgénicos y crecimiento pancreático entre otras anomalías.

La multinacional norteamericana Monsanto, una de las compañías abanderadas de alimentos transgénicos, compró Mahyco, una semillera india. A través de esta compañía introdujo sus semillas de algodón transgénicas (llamadas Algodón Bt) en el mercado indio. Actualmente los agricultores de algodón se quejan porque el precio de las semillas ha aumentado considerablemente, mientras que sus ganancias se han visto menguadas. Algunos hablan incluso de fraude ya que estas semillas estaban supuestamente preparadas para que el algodón resistiera plagas por sí solo y no hiciera falta ningún pesticida. Pero denuncian que no ha sido así y les ofrecieron un producto llamado Bollgard, con el que pudieron eliminar plagas hasta que éstas se hicieron resistentes a este producto y ahora venden Bollgard II con una dosis extra de toxinas.

Existe un documental llamado “El mundo según Monsanto”, aquí se habla extensamente sobre la falsa inocuidad de los alimentos transgénicos y cómo afectan a través de la contaminación cruzada, a personas que consumen o cultivan alimentos naturales o no transgénicos. Este es el caso de los productores de maíz tradicional en México, que han comprobado que a través de la polinización les han brotado maizales transgénicos en sus campos naturales.

Otros documentos interesantes:
Alimentos Transgénicos. Wikipedia.
Biotecnología. Wikipedia
Documental “El mundo según Monsanto”. YouTube.


Hugo

Deja un comentario