Cómo se comen las naranjas de Valencia

De las variedades de naranjas que existen en la actualidad, las naranjas de Valencia (nuestros campos están en la comarca de La Safor) son las que poseen la textura más jugosa y el sabor más dulce. Por su baja densidad en pulpa, esta variedad de naranjas es la más adecuada para consumir en forma de zumo. A diferencia de otras variedades de naranjas dulces, las naranjas de Valencia tienen muy pocas semillas (unas seis, como máximo).

La forma de consumo más extendida para esta variedad es en estado fresco. Se pueden cortar los gajos y comerlos por separado o exprimir el zumo de la fruta. Si queremos aprovechar un mayor porcentaje de la fibra de las naranjas de Valencia la mejor alternativa es licuar las naranjas enteras con semillas (descartando solamente la cáscara). Por su alto contenido de azúcar esta fruta puede ser un excelente ingrediente para saborizar tortas, postres y todo tipo de comidas. En preparaciones gastronómicas las naranjas de Valencia pueden ser incorporadas en forma de zumo(en masas) o para darle la terminación a una presentación frutal.

Con las naranjas de Valencia también se pueden preparar sabrosos helados, cremas y yogures. Las recetas con naranjas de Valencia son muy bajas en calorías, por lo que están indicadas en regímenes de adelgazamiento. Al comprar naranjas ecológicas de cultivo orgánico y sin tratamientos químicos podremos aprovechar, a la vez, la cáscara de la fruta sin preocuparnos por las sustancias utilizadas en su ciclo de vida (cosa que sí sucede con las naranjas comunes). La cascarilla de naranja se consume como condimento en preparaciones dulces y saladas (rallándola previamente con un elemento con filo).


Hugo

Deja un comentario