Remedios e insecticidas naturales

Hoy me he reunido con Valeriano para que nos hablase de sus métodos para controlar las plagas. Él utiliza métodos naturales contra los métodos basados en productos sintéticos de la agricultura moderna o convencional.

Valeriano me ha revelado que lo más importante es mantener un equilibrio entre plagas y depredadores. Es decir, hay que atraer ciertos insectos y animales como avispas, libélulas, erizos e incluso ratones, que son depredadores de otros que estropean los cultivos como el pulgón, caracoles, orugas o palomitas.
Un grupo de insectos se convierten en plaga cuando no hay población de depredadores capaz de diezmarlos, en agricultura convencional utilizan productos altamente mortíferos que dejan los campos libres de plagas, y al mismo tiempo libre de depredadores. Esta práctica es dañina para el ecosistema, pues rompe completamente el equilibrio, e indudablemente también lo es para los consumidores del producto final, que ha sido tratado con varios productos sintéticos.

P: En agricultura convencional se utilizan insecticidas sintéticos. ¿Qué utilizas en tu agricultura para protegerte de las plagas?

R: En primer lugar trato de que haya un equilibrio entre depredadores y la plaga, cuando la plaga supera a los depredadores entonces tengo que utilizar productos como jabón potásico u otros jabones que preparo yo, también está el aceite de nim, aceite de karanja que son buenos insecticidas y pueden controlar todo tipo de plagas. Los insecticidas son estos, aunque se sabe que hay otro tipo de insecticidas como el tabaco, o la piretrinas y otros tipos de insecticidas que al final han sido prohibidos en agricultura ecológica porque se ha descubierto que también fastidian a los depredadores, entonces hay que tener cuidado con este tipo de insecticidas. Yo creo que con unos tratamientos preventivos, desde el principio de la vegetación de las plantas no tendremos ningún problema de “bichos no deseables”.

P: Dices que tratas de mantener el equilibrio entre plagas y depredadores ¿Cómo lo haces?

R: En primer lugar es preciso tener una gran diversidad de árboles diferentes dentro del mismo huerto, que sirvan como refugio de depredadores. Los árboles y los setos, hay dos tipos de vegetación útil para la fauna. Los setos aparte de ser unos corta vientos, son unos refugios naturales para los depredadores pues nos benefician también en muchos aspectos, porque pueden ser frutales. Por ejemplo los nísperos, es un árbol muy tupido y pueden servir. Algunos otros setos como las acacias, que además de ser un buen refugio para depredadores sirve como abono ya que tiene gran cantidad de nitrógeno. Cada año podas los setos y esa madera de la acacia vale como abono. El maestro Fukuoka decía que seis acacias por cada anegada de tierra sería bastante para abonarlo. La acacia, aunque la cortes vuelve a rebrotar, entonces cada cinco años cortas el árbol y lo entierras en el huerto y ahí tienes media tonelada de materia orgánica.
En un viaje que hice observé un seto de cipreses que aparentemente no es muy agradable, pero yo vi que era un refugio estupendo para los cryptolaemus y también para las cochinillas, entonces teniendo estos árboles te aseguras un buen refugio para los cryptolaemus que se van a comer toda la cochinilla que haya y estarán atentos a cualquier nuevo foco. Además de estos están las avispas que son carnívoras y se lo zampan casi todo, los sapos, los pájaros.
Recuerdo una vez que estuve en un convento, allí hacían un seguimiento exhaustivo de los daños que se producían en sus huertas. Un fraile que estaba allí me contaba que las aves estropeaban un 20% de su producción, pero el 80% restante estaba intacto. El fraile bromeaba conmigo diciendo que el estado les quitaba más del 20% y al cambio no les daban nada. Sin embargo los pájaros sí que nos ayudan, comen caracoles, comen insectos… y ahí tenemos un equilibrio, me explicaba.

P: Tú eres un productor ecológico, utilizas recursos naturales y sostenibles. Pero, cuando tus vecinos utilizan recursos sintéticos y agresivos ¿afecta a tu cultivo?

R: Sí y no. Precisamente el seto actúa como aislante. Cuando algún vecino mío fumiga su campo, la pequeña porción de insecticida que pueda migrar se queda en la parte exterior del seto y no penetra en mi campo. Lo que sí que es cierto es que en los campos convencionales existe el desequilibrio y ese desequilibrio sí que me afecta a mí. En la época entre abril y junio la gente fumiga sus campos aunque no estén afectados por ninguna plaga, esto rompe totalmente el equilibrio aniquilando los depredadores y la fauna. Entonces rompemos el equilibrio, por una parte la plaga tarde o temprano se hará resistente al producto sintético, y por otra eliminaremos este foco, pero aparecerán otros y se convertirán en plaga. Por desgracia en la zona del mediterráneo tenemos una plaga que es la de la Mosca Ceratitis, o mosca de la fruta. Esta es imposible de controlar, la única forma de controlar sería que todo el mundo tuviera trampas en sus campos como hace cincuenta años. Esta trampa se hacía colgando botellas en los árboles con un trozo de bacalao seco, azúcar y vinagre. Al pudrirse el bacalao olía muy mal, las moscas acudían a él y morían con el vapor del vinagre. Yo en mi campo utilizo trampas de feromonas, pero el problema que tengo es que en un kilómetro a la redonda todas las moscas acuden a mi campo atraídas por la trampa, y cuantas más trampas pongo más moscas tengo. Si mi vecino tuviera trampas y el otro y el otro y el otro, nos repartiríamos las moscas y la plaga estaría controlada.
Muchos de mis vecinos se quejan por el seto. Ellos lo ven como un castigo, porque les hace sombra en su campo, no se dan cuenta de los beneficios que nos aporta a ambos que yo tenga el seto ahí.
Mis aguacates por ejemplo, llegado el mes de agosto tengo un gran problema porque los vecinos que tienen mandarinas tempranas las sulfatan y así a ellos la mosca no les afecta, entonces no ponen trampas atrayentes. Yo en lugar de sulfatar pongo trampas, así vienen todas a mi campo y me estropean todos los aguacates.
Otro tipo de plagas que tenemos ahora, que es por la desidia de los controladores de puertos, es por ejemplo la tuta del tomate. Este es un tema extraoficial, pero la tuta del tomate apareció en la tomatina de Bunyol, en unos contenedores de tomates que trajeron de sudamérica y no pasaron los controles rigurosos puesto que no eran tomates para consumo. De esta manera soltaron “tomatina y tutina”. Todo al mismo tiempo. Hay que darse cuenta que para hacer una fiesta, que por otro lado no tiene mucho sentido, traigan tomates de sudamérica no tiene mucha lógica. Y así han aparecido muchas plagas y ahora tenemos de todo, y claro, como este clima nuestro es bastante húmedo y bastante cálido, pues tenemos aquí de todo, no nos falta de nada.

Valeriano trabajando con el seto al fondo

Para terminar Valeriano me cuenta una anécdota que se remonta a la China de Mausetum.

Resulta que Mausetum observó que los pájaros comían arroz de los cultivos. Pensó que con la cantidad de pájaros que debía haber, estarían comiéndose gran parte de las cosechas. Entonces discurrió que había que cargarse los pájaros para que no se comieran el arroz, extendió la idea por toda China y se cargaron casi toda la población de aves. Al año siguiente se arruinaron todas las cosechas de arroz porque los pájaros depredadores habían desaparecido: jilgueros, gorriones, todos. Entonces las plagas devoraron todas las cosechas de arroz. Los Chinos quisieron eliminar ese 20% de daños que comentaba el fraile, quisieron ganar el 100% del arroz y al final lo perdieron todo, por haber desequilibrado la balanza entre depredadores y plagas.

 


Hugo

Deja un comentario