Variedades de naranjas ecológicas

En la familia de las naranjas existen diferentes variedades con características muy particulares. Las tres variedades más importantes que se consumen en todo el mundo cuando hablamos de naranjas ecológicas son las naranjas navel (o naranjas de ombligo), las naranjas de Valencia y las naranjas de sangre.

Las naranjas navel se caracterizan por tener flores con dos frutos cada una (uno dentro de otro). Casi todas las naranjas navel suelen ser destinadas a consumo directo, dado que no se suele aprovechar una gran cantidad de zumo al exprimirlas. Algunas de las sub-variedades más conocidas de este tipo de naranjas ecológicas son las siguientes: Navelina, Navel Caracara, Washington Navel, Navelate, Navel Ricalate y Navel Powel.

Las naranjas más utilizadas para zumo de naranja son las naranjas de Valencia. Esta variedad recibe ese nombre porque es justamente en esa zona de España donde se cultivan los mejores ejemplares. A diferencia de las naranjas navel, las naranjas de Valencia no tienen ombligo. Las sub-variedades más conocidas en esta categoría son Valencia Late, Valencia Delta Sedles y Salustiana.

Por último, las naranjas de sangre se caracterizan por tener, en su corteza, una suave pigmentación roja (puede presentarse en forma de líneas). El jugo de esta variedad es de un tinte borgoña y posee un sabor muy particular, apreciado especialmente para la preparación de jaleas y mermeladas. Dentro de esta categoría las sub-variedades más comercializadas en naranjas de sangre son las naranjas Sanguinelli, la Entrefina y la Doble fina. Por su aspecto y coloración externa irregular es una variedad de naranjas ecológicas que no ha tenido mucho éxito en el mercado popular, viéndose relegada frente al monopolio de las naranjas navel y de las naranjas de Valencia.


Hugo

Deja un comentario