Cargando...

** Temporalmente no es posible la realización de pedidos online. Disculpe las molestias. **

Cebolla Tierna

Ver imagen grande


Espinacas (Manojo)

Cod.artículo: ESPINACA


Garantizamos tu satisfacción - Garantía Huertalis

Precio: 1.95 




Nuestra verdura y fruta está cultivada de forma totalmente tradicional, artesanal y sostenible, con lo que se consigue que tenga todo el sabor de antes.

 

Espinaca (Spinacia oleracea L.)

La espinaca ocupa el primer lugar, con gran ventaja, entre las verduras y hortalizas, por su contenido en prótidos, vitaminas y minerales. Y por sus demostradas propiedades curativas, especialmente en las anemias, es un auténtico alimento-medicina.

Como en todas las hortalizas de hoja, la espinaca tiene un bajo contenido calórico. En cambio resulta importante su contenido en vitaminas, valiosos minerales en forma de sales, clorofila, oligoelementos y enzimas.

Los elementos activos de las espinacas son tan numerosos que, como se suele decir, sustituye a media farmacia.

Esta comparación no es en absoluto exagerada ya que esta sabrosa hortaliza de hoja es rica en calcio, fósforo y azufre. Y con sólo estos tres factores ocuparía ya un lugar privilegiado en la nutrición humana.

Pero lo más importante es otra cosa, la espinaca ofrece una combinación ideal de toda la mejor farmacopea que reconocemos como necesaria y eficaz para la formación de la sangre.

El jugo de espinacas ha demostrado su eficacia en el tratamiento de muchas anemias, para acelerar la reposición de sangre después de las operaciones así como para hemorragias internas.

Contiene vitamina A en cantidad notable, es decir, la vitamina para la protección de la piel y las mucosas, que ni siquiera se pierde por cocción, evaporación o conservación. También contiene un excelente aporte de vitamina B y C.

Como la espinaca no sólo posee virtudes curativas, si no también profilácticas, le concederemos el puesto que se merece en la cocina y emplearemos tan frecuentemente como nos sea posible espinacas frescas, utilizando siempre el caldo para no perder ninguna de sus propiedades.

Las espinacas frescas que se han cocinado no se deben guardar (ni siquiera en el frigorífico) ni recalentar, para evitar la generación de sustancias nocivas. Cocinaremos la cantidad que vayamos a comer en ese momento y guardaremos el resto en fresco para otra vez.